Blogia
shakuhashi

dos paréntesis, pero vaya dos paréntesis

Gerardo me ha propuesto un tema que me está desbordando.

Me hago viejo y pierdo espontaneidad.

Me ha dicho que porqué no escribo una entrada sobre la fealdad.

Y la he escrito. Lo que pasa es que me he metido en un jardín demasiado frondoso. Cuando me he dado cuenta estaba hablando de los desnudos que fotografiaba hace unos años, y no tengo claro si me está quedando mas o menos fino. Pero es un tema que me ocupa desde hace tiempo y cuando lo pula, o lo lime, o lo pode, o lo desbroce una poquita, lo someto a vuestra consideración.

También estoy dandole vueltas a una teorética del obsequio. pero eso no es un jardín. Es un bosque impenetrable. Empecé por los regalos entre amigos y voy por la donación de Cristo, en realidad del Padre primero, que nos obsequia el mayor bien de la historia y del universo, su Hijo... pasando por lo que nos parecemos los padres a la gratuidad en la donación al mismísimo Dios...mu complicao, pero si encuentro tiempo, en unos años lo pongo en esta bitácora.

Y como mi buena Reailia, entre toma y toma a sus hijos Rómulo y Remo, me recuerda que tengo esto muy abandonao, -no por mi voluntad-, pues de mientras os quiero traer a las orejas dos canciones que siempre me han gustao: Me va la vida en ello, de Aute, aquí cantada por unos tíos que no deben de ser profesionales, pero que por el simple hecho de escoger ese tema ya me tienen ganao.

La otra es de Manolo GarcíaNiña Candela, en una versión que cantó en la azotea de Wayoming, nada menos que con Pedro Javier Gonzalez, guitarrista brutal, alucinante, y un percusionista con fama de bueno, que yo no conocía, Juan Carlos García.

 

 

La letra de Aute es hermosa:

Cierto que huí de los fastos
y los oropeles,
y que jamás puse en venta
ninguna quimera.
Siempre evité ser un súbdito
de los laureles porque vivir
era un vértigo y no una carrera...
Pero, quiero que me digas, amor,
que no todo fue naufragar
por haber creído que amar
era el verbo más bello ...
dímelo ...
me va la vida en ello.
Cierto que no prescindí
de ningún laberinto
que amenazara
con un CALLEJÓN SIN SALIDA.
Ante otro "más de lo mismo"
creí en lo distinto
porque vivir
era búsqueda y no una guarida...
Pero, quiero  que me digas, amor ...
Cierto que cuando aprendí
que la vida iba en serio,
quise quemarla de prisa
jugando con fuego.
Y me abrasé defendiendo
mi propio criterio
porque vivir
era más que unas reglas en juego...
Pero, quiero que me digas, amor... 

 

Y la de Niña Candela es una alegría con música:

Con un vestido de papelillo de filigrana,

festoneado de farolillos de falsa plata
te vi bailando zorongo (punta, tacon),

comiendo almendras,
con la mirada ausente,

prendida de las estrellas.
Que turba tu paz? que rompe tu armonia?

que quiero alegrar tu noche con esta simple fantasia.
Niña Candela, panal de abejas,

que quiero velas de humo dulce que tenue se dibuje en tus cejas.
Volar contigo sobre las calles, monte Carmelo,

como herrerillos que nunca se han de posar en el suelo
En esta noche de brisa suave de mayo amansa,

la orquesta arranca sonar fanfarria y alegre parla.
Te veo bailando, Candela.

Volando vas prendido el talle,

con la mirada en llamas,

colgada del aspirante
Se alumbra tu faz, revive, lustra, enciende.
El puede pirrar tu noche,

que con cuidados la flor florece.
Niña Candela, frontil de avispas,

que quiero velas de humo dulce que tenue redibuje tus esquinas.
Volar contigo sobre las calles, barrio Carmelo,

de abejarugos que nunca habran de cesar en su vuelo.

 

 

¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres

4 comentarios

Adalcuore -

Touché. Me encanta esa canción. Uno es dueño sólo de sus silencios...

Bastet -

Hablando de fealdad, propongo volver a la belleza.

La belleza, como la fealdad, va de adentro hacia fuera. Son centrífugas y centrípetas.

Una no podría existir sin la otra. Se complementan. Al igual que el mundo no es perfecto (afortunadamente), la belleza y la fealdad, tampoco lo son.

Son tan relativas, y dependen tanto la una de la otra...

Dependen de los ojos que las miren. Y de como las miren.

Para mi la belleza consiste en no traicionarse, y su reverso, lo contrario.
Fundamentalmente.


Adalcuore: ¿Cómo es posible que no te guste Aute?. Me temo que tendremos que hacer algo al respecto.

Observa, mira, lee, siente...mira, mira que bonito:

LA BELLEZA
Enemigo de la guerra
y su reverso, la medalla,
no propuse otra batalla
que librar al corazón
de ponerse cuerpo a tierra
bajo el peso de una historia
que iba a alzar hasta la gloria
el poder de la razón.

Y ahora que ya no hay trincheras
el combate es la escalera
y el que trepe a lo mas alto
pondra a salvo su cabeza
aunque se hunda en el asfalto
la belleza.

Miralos como reptiles,
al acecho de la presa,
negociando en cada mesa
maquillajes de ocasión;
siguen todos los railes
que conduzcan a la cumbre
locos, porque nos deslumbre
su parasita ambición.

Antes iban de profetas
y ahora el éxito es su meta;
mercaderes, traficantes,
mas que nausea dan tristeza,
no rozaron ni un instante
la belleza.

Y me hablaron de futuros
fraternales, solidarios,
donde todo lo falsario
acabaria en el pilón.
Y ahora que se cae el muro
ya no somos tan iguales
tanto tienes, tanto vales
¡viva la revolución!

Reivindico el espejismo
de intentar ser uno mismo,
ese viaje hacia la nada
que consiste en la certeza
de encontrar en tu mirada
la belleza.

LUIS EDUARDO AUTE
¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres

adalcuore -

Eres grande, Toi. Qué ganas de leer eso que ahora preludias. Aute no me gusta, pero Silvio Rodríguez, sí. De la ausencia y de ti...

TSA -

De Aute ya no se puede comentar nada nuevo.
Manolo García lo descubrí (con más pausa) porque mi hermano es un gran fan de sus canciones, y me paré a escuchar sus letras.Me parece uno de los grandes poetas dentro de la música del momento,sus letras son verdadera poesía.
Como siempre, Toi, un acierto tus propuestas.Besos
¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres