Blogia
shakuhashi

Nervión

Nervión

Hoy he ido a Sevilla.

Cuando yo era mu chiquitito vivíamos en el salvaje Heliópolis, patria de mi infancia, que estaba mas cerca de Bellavista que de Sevilla.

Nos separaba de la ciudad mucho campo, una larguísima avenida de la Palmera (con sus diversos cambios de nombre... paseo de las Delicias, paseo de Colón...) y un frondoso bosque llamado aquí El Parque y para el resto del planeta el parque de María Luisa.

Cuando íbamos al centro era una excursión, una travesía, casi un viaje programado, y solíamos decir me voy a Sevilla, o quién se viene a Sevilla, porque nosotros teníamos conciencia periférica, de barriada extramuros, de vivir muy, pero que muy lejos.

Ahora Heliópolis ha sido engullida por la ciudad, y es un barrio muy cotizado, y gracias a Los Bermejales y a las Torres de Hércules, ya no es lindero, la remota frontera con el mundo exterior.

Todo esto es para contar que donde vivo ahora, desde hace veinte años, es en un barrio que me recuerda al de mi niñez. Lo separa de sevilla apenas cuatro kilómetros de campo, suficiente para que mentalmente estemos fuera de la City.

De manera que cincuenta años después cuando voy a Sevilla sigo diciendo me voy a Sevilla, aunque a efectos administrativos se supone que yo vivo en tan famosa y fermosa ciudad.

Y hoy he ido a Sevilla, concretamente a la calle Virgen de Valvanera, en Nervión, donde pasé los primeros años de mi matrimonio, hasta que me vine aquí, y ha sido un curioso viaje al pasado. Marga y yo nos hemos parado mucho rato a mirar el que fue nuestro balcón, en el primer piso de Virgen de Valvanera ocho.

En ese piso fui muy feliz, y además mis tres primeros hijos nacieron allí. Pero paseando por esas calles me he alegrado mucho de que me pusieran un bar de copas y un taller justo debajo de mi balcón, lo que motivó que me mudara al campo.

No es por nada. Solo es por una cuestión de espacio. Donde vivo ahora se ven mas nubes, y el cielo es mas grande. Y como hay menos contaminación lumínica también se ven mas estrellas (cuando el cielo está pa reventar de estrellas procuro no decir en voz alta ¿no os sentís muy pequeños? o ¿creéis que estamos solos en el universo? y ese tipo de frases que nunca nadie dice cuando mira las estrellas).

Pero, a pesar de que me gusta mucho mi casa, y me duele la boca de darle gracias a Dios por el silencio que hay aquí de noche, todavía no quiero poner el azulejo de Cursum Perficio.

Marylin Monroe vivió en un montón de casas. Pero solo le colocó en el suelo de la entrada un mosaico romano con esas dos palabras cuando encontró la casa de sus sueños... que fué precisamente donde la mataron. Cursum Perficio: Final del Camino. Se enamoró de esa mansión, y dijo que era para siempre, un para siempre cortísino. Curiosamente Enya en su primer disco le dedica una canción a esta historia.

.....

Me enamora donde vivo, pero es que me pasa que todos los días siento extrañas nostalgias, por ejemplo de todas esas olas que no estoy escuchando. Y añoro también esa brisa salada que no me roza. Y me imagino que cada tarde el agua se pone naranja, y yo no lo veo.

Todos los días la marea baja colma unos ojos que no son los míos. Y el mar se precipita por el acantilado del horizonte, continuamente, y yo no me paso las horas mirándo ese prodigioso espectáculo.

Heliópolis, Triana, la Macarena, Nervión, Montequinto. No tengo prisa, me queda mucho por vivir. Pero el ciclo no se ha cerrado. No ha llegado el Cursum Perficio. Afortunadamente.

Y las olas siguen cantando. Aunque yo todavía no las oiga.

....

¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres

22 comentarios

Junkidriko -

No puedo leer este tipo de mariconadas, que me contagio y me emociono. Maldición.

Lord Toi -

pufff... qué va, si lo que te iba a contar es lo que tú ya me has contao.
Mi padre fue capitán de un destacamento de por allí, harán unos 50 años, y me contaba con mucho misterio que Franco les dio esos chalés a colegas nazis, porque además de ser un sitio bellísimo, como por entonces era zona militar inaccesible, estaban además de bien escondidos muy bien custodiados... pero ya veo que con el tiempo eso es vox populi (¿vox dei?)
Lo del vinazo es una idea excelente. Gran Beades de las profundidades anda roneando por ver si conseguimos vernos... será menester avisarte si tal empresa llega a buen puerto.

Vaya tormenta.... hacía años que no me obligaban a agacharme los truenos, que parecen bombas encima de nuestras cabezas... si Abraracurcix lo oyera. Dignidad, hijos mios.

Irene -

Gracias, Toi. Acabo de enviarte acuse

Lord Scutum -

Muchas gracias a Casta niebla e Irene ,siento que cada vez que os leo por estos lares toianos os conozco de algo más que de leeros.Por si acaso un abrazo forte forte

Lord Scutum -

Venerado Toi
Comenzar piropeando tu prosa exacta y a la vez lírica que entraña la certeza de las palabras de otro tiempo,la fuerza del ritmo y la profundidad de los ambientes. Gustoso estoy de que me lleves al interior de mi actual obsesion:(la paternidad)
Leeros a tí y a tu camarada Driver ha sido como una fuga al mar,que me ha dejado una huella honda e imborrable.Lo juro. Ambos parecéis pescadores de altura, pues se percibe la derrota y la esperanza de los hombres lúcidos que viven navegando,concretamente al narrador de historias o cuentista Driver tengo que gritarle lo siguiente:
"...Toda la voz, toda la voz es poca para saludarte y darte las gracias desde mi distancia..."
Respecto a ese escondite del océano,tierra de belleza inédita que debe su nombre al arte antiquísimo de pescar atunes, debo confesarte que es mi gran obsesión...ésa lengua de arena azotada por los vientos,guarida de piratas y bucaneros me cameló desde mis 6 años hasta hoy(tengo treintaytres)Sé que en Zahara se refugiaron muchos nazis y que durante siglos ha sido un escondite, objeto de deseo de bucaneros y piratas que, en más de una ocasión, fondearon aquí y se llevaron a sus gentes para esclavizarlas...Mi abuelo me contó que Zahara debe su apellido a que en el siglo dieciseis el Duque de Medina Sidonia armó en ese lugar su almadraba y que el arte de especular y de pescar atunes que ya practicaban los fenicios todavía pervive porque se formó un pitote productivo tal que,al olor del dinero y de la diversion atrajo a una barahunda de gente de todas partes, algunos de mal vivir, creándose paulatinamente un mundo de picaresca del que Cervantes hace un retrato corrosivo en La ilustre fregona("...No os llaméis pícaros si no habéis cursado dos años en Zahara...")
Sería un placer que me contaras tú lo que yo no sé de Zahara y viceversa, cualquier sencillo dia nos tomamos un vinazo y me cuentas todo. Muchísimas gracias por tus relatos y poemas a mi nasciturus

Para Lord Scutum -

EL ÁNGEL GUARDIÁN

Es verdad, no es un cuento;
hay un Ángel Guardián
que te toma y te lleva como el viento
y con los niños va por donde van.

Tiene cabellos suaves
que van en la venteada,
ojos dulces y graves
que te sosiegan con una mirada
y matan miedos dando claridad.
(No es un cuento, es verdad.)

Él tiene cuerpo, manos y pies de alas
y las seis alas vuelan o resbalan,
las seis te llevan de su aire batido
y lo mismo te llevan de dormido.

Hace más dulce la pulpa madura
que entre tus labios golosos estrujas;
rompe a la nuez su taimada envoltura
y es quien te libra de gnomos y brujas.

Es quien te ayuda a que cortes las rosas,
que están sentadas en trampas de espinas,
el que te pasa las aguas mañosas
y el que te sube las cuestas más pinas.

Y aunque camine contigo apareado,
como la guinda y la guinda bermeja,
cuando su seña te pone el pecado
recoge tu alma y el cuerpo te deja.

Es verdad, no es un cuento:
hay un Ángel Guardián
que te toma y te lleva como el viento
y con los niños va por donde van.
Doña Gabriela Mistral

Reailia -

Mi infancia son recuerdos de un patio de Sevilla,
y un huerto claro donde madura el limonero;
mi juventud, veinte años en tierras de Castilla;
mi historia, algunos casos que recordar no quiero.
Don Antonio Machado


casto toi -

casta niebla, que belleza de evocaciones, como se puede oler el viento lleno de hierbas y árboles de tu niñez, cómo se te ve saltando a la comba y volando cometas... genial.

Driving toi -

fantástico, Driver, veo que te has superado con el encargo para el pequeño lord.
Gracias.

lord Toi -

de Zahara guardo hermosos recuerdos.
El hotel Antonio, la parte antigua.... y la parte de los alemanes, especialmente si hace levante, que así no sale nadie a la arena y te haces la ilusión de que estás solo en el mundo.
¿sabes porqué se llama a esa parte de los alemanes...? es una curiosa historia.

Toi -

Gracias Irene.
Te he mandado un mail. Dime si no te ha llegado para reenviártelo.
¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres

toi -

así es, mi Lluvia es muy especial
y cabezota

genial Aute, como siempre, y genial tú que nos lo traes, como siempre

Irene -

Me sumo a las felicitaciones para Lord Scutum.

Casta Niebla -

Ahhhhhhhhhhh
Y no quiero olvidarme de Lord Scutum. Mis mejores deseos para él y su familia!!!!!!!!

Casta Niebla -

Mi infancia transcurrió en un barrio a 12 km de la ciudad. Un barrio construído para los empleados de la fábrica en la que trabajaba mi papá, la misma en la que trabajo hoy yo. Hermoso barrio, calles angostas, lleno de verde, un arroyo que lo bordea, algunos bosquesitos. Lugares que traen posibilidade maravillosas para los pequeños. Alimentan la imaginación, te permiten jugar a la noche sin peligro. Armar campamentos, chozas con ramas, andar en bicicleta, remontar barriletes (lo que ustedes llaman cometas). Viví ahí hasta los 12 años. Después circunstancias de la vida, no alejaron de ese lugar, buscando algo más cerca del centro. Aunque sigo viviendo en e límite entre la ciudad y el campo... (de vez en cuando algún caballo come pasto del frente de mi casa y ayuda a cortarlo de paso) es más cerca que lo que vivía antes.
Pero mi cariño por el barrio de mi infancia no ha cambiado. Por practicidad nos fuimos, por amor y nostalgia a ese lugar regresé varios veranos de vacaciones, para ver a mis amigos. Y por la misma nostalgia, elegí cantar en un coro que ensaya en ese barrio y lleva su nombre.
Pocas cosas son tan lindas como unir recuerdos de la infancia, con el placer que trae al alma el cantar.
La ciudad y el campo, cada una tiene su encanto. Pero cuando uno es infante, y quiere volar libre y jugar a lo grande, no hay nada más lindo que el campo. Caerte, rasparte las rodillas, andar con moretos, treparte a los árboles, son trofeos!!!!!!!!

Para Lord Scutum, encargado por Toi, con Driver enmedio de un marrón. -

Resulta que voy camino de Oslo con mi carga de naranjas. Pincho en la Junquera. En el taller franchute me cobran a 50 mortadelos la hora, piezas aparte.
Y en estas, va el Toi, me llama y me encarga un relato urgente para un tal Sr. Lord Scutum, que se acaba de enterar que espera descendencia, y me encarga un relato sobre un ser que viene a este mundo, y que el relato hable del mar marinero.
Y yo que tengo aburrido al Toi de pedirle encargos, voy y le digo que sí, que eso está chupao.
Para uno que me encarga,quién le dice que no.
Así que le digo al franchute que me enchufe la interné, total por 50 mortadelos la hora, por lo menos me lo pasaré bien un rato.
Por cierto Sr. Lord, enhorabuena sea.
Ahí va, como dicen en mi pueblo, si sale con barba San Antón, y si no la Purísima Concepción.


UN PEZ LLAMADO PEQUEÑO LORD SCUTUM.

Erase una vez un pez llamado pequeño Lord Scutum.
Esta es la historia del modo de aparecer practicada por el pececillo, en el día de San Pascual Bailón del año octavo después del segundo milenio cristiano.
En un principio fue el magma de los volcanes. Después ocurrió que la tierra se abrió, surgiendo de sus entrañas una enorme medusa de tejido intemporal. Por fin fue lanzado al Gran Océano, donde practicó con su cola los primeros movimientos naúticos.
En el seno del Océano todo estaba en calma.
Bajo las profundidades, muy al fondo, latía un acompasado vaivén.
El pequeño flota entre dos aguas. La Gran Ballena lo guía, desplazándole en su estela.
Vivía en un océano que se llamaba Mamá.
Durante un tiempo fue alimetándose de plancton y de nutrientes marinos de muy diversos tipos. Creció y creció, en la paz del vientre acuoso, en el silencio brumoso.
Convertías al Mar en torrente, y al cielo en ventisca, y a la tierra en una sombra.
No te extrañe que me quedara absorto al verte. Porque aquella pesca merece ser narrada.
Erase una barca con varios pescadores de batas blancas. Fueron tus padres a recibirte desde el embarcadero, de puntillas.
Y fue. Y nacistes. Aunque el Sol no hacía mucho que, enfadado de no verte, se acostó.
Y la Luna sí, ella había ganado la primera partida, tu pesca nocturna en Zahara de los Atunes.
Y ellos, pescadores y pescadoras, tus primeros amigos.
Y ellos, tus padres.
Y EL, el mar, bramaba la pena de perderte.
Y Ella, la brisa, cantaba la alegría de encontrarte.
Tú, empezando a sentirte,ya no eras un pececillo, ahora eras una gaviota en el aire.
Ahora descansa. Recupérate para mañana. Tóma tu teta. Tienes que secar tus alas.

Mañana toca volar.

Atentamente. Driver.

Bastet -

Por cierto GRAN JEFE TOI, mi más sincera enhorabuena por la pedazo de LLUVIA que tienes.

;)

Bastet -

Cuando elegí mi casa renuncié a unos cuantos metros de suelo, a cambio de otros tantos de cielo. Todo para poder mirar de noche las estrellas, mientras sueño con el Mar.

¡Si es que no nos queda otra!. Somos muchas cosas, pero sobretodo somos eso. El ser humano, como embrión está formado por un 97 % de agua; y muere con un 65 a 70%.

A POR EL MAR
El mar es más que un paisaje,
también es un sentimiento,
es un corazón que late
negándose a seguir muerto;
no rinde más obediencia
que la que exigen los vientos,
no lo sujetan cadenas
ni se detiene ante el fuego.

A por el mar,
a por el mar que ya se adivina,
a por el mar,
a por el mar, promesa y semilla
de libertad,
a por el mar, a por el mar...
(L.E. Aute)

Lord Scutum -

Hace poco he estado mirando casas en Zahara de los Atunes , mi arcadia particular, y he optado por esa frase medio bíblica de La vida es una mala noche en una mala posada, por eso cada vez soy más como los gitanos, que dicen que su techo son las estrellas y su pasillo el horizonte..., a pesar de gustarme mucho mi casa y sentir el apego a callejuelas del centro que me dicen lo que fuí,soy y seré...Me ´pasa como a tí, echo de menos el mar, y el valle de Las Batuecas, y La Avenida Michigan y el Almanzor y Gredos....pero bueno, aunque no pueda vivir allí, regreso a mí casa pensando que volveré, sin finales drásticos, por el camino mío sin contornos, cuando menos lo espere....

lluvia -

Sabes que tu vida acabará en el mar. Has vivido lo suficiente para saberlo. Yo también lo se, porque mi meta es conseguiros una casa a orillas de un mar que se torne naranaja al atardecer. Y pardiez! que cuando me empeño en algo, tú ya me conoces... Así que sigue viviendo, esperando, y guarda bien ese cartel que tiene su sitio reservado bajo el grito de las gaviotas.

Irene -

((Toi, no encuentro en el blog ninguna dirección de email (buzón) a la que enviarte este mensaje, así que te lo dejo aquí: en este comentario va mi email, ¿es posible que tú me envíes el de José Luís? ¿O que le hagas llegar el comentario que dejé para él? Gracias))

Irene -

Debemos vivir por la misma zona, aunque en mi caso a unos cuantos kilómetros más que tú de la ciudad. Conozco ese silencio nocturno del hablas, ese cielo inundado de estrellas. En mi zona los atardeceres son naranjas (como ese mar que añoras) y tengo la suerte de tener unas vistas preciosas al oeste, hacia la puesta de sol. También en casa eso de ir a Sevilla se convierte en algo parecido a hacer una excursión a la capital.
Toi, que me ha gustado mucho tu viaje al pasado en el presente, la referencia a Enya (desde el principio del post me sonaba una tema detrás...) y a Marylin.
Ah!, yo tampoco pondría la inscripción en mi casa.
¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres