Blogia
shakuhashi

Perpetuum Mobile

Perpetuum Mobile

Quería escribir sobre el intenso día en el mar, ayer, empapándome de sal y de colores de acuarelas.

Y quería escribir sobre la fiesta japonesa que se ha montado en mi casa por el 18 cumpleaños de Lino, que son las tres y se acaban de ir los últimos... desde la merienda.

Y quería escribir sobre las fotos que me envía Julia de Amberes, espectaculares.

Y también quería escribir sobre los dibujos de Juan,

y sobre lo distinto que es el Islám de mi hermano al que percibimos filtrado por los fanáticos, y por los que usan ese fanatismo.

Y también quería escribir sobre los carteles preciosos con ideogramas japoneses que ha hecho Tere para decorar el porche para la fiesta japonesa de Lino, o los suchis que ha confeccionado Tom, buenísimos, o sobre lo buena anfitriona que es Celia con sus primas de Egipto, y lo divertida que es, o sobre como Javier nos sorprende a todos con su sabiduría, o sobre la paciencia de Marga, o sobre el verde luminoso de su mirar...

 

Pero en lugar de sobre alguna de esas cosas, voy a escribir una breve nota sobre un tema muy tonto, chiquitito, casi levemente femenino (guiño de Seda).

Voy a escribir sobre la belleza.

La que nos da nostalgia del Paraiso, y nos hace llorar.

La que no se deja capturar con definiciones.

La que nos hace volar hacia el infinito, a través de las nubes.

La que nos obliga a parar, alguna vez, para poder seguir.

La que es opuesta a la perversidad (Irene)

La que hace estallar los resortes oxidados (Driver).

La que salva nuestro espíritu de tanto dolor o simplemente de lo superficial (Riyue).

La que conforma los ladrillos con que construimos la eternidad y que nos provoca placer y vértigo (Driver).

La que resplancede con la verdad (Platón).

La que nos hace usar una mentira llamada arte para poder enseñarla, para poder delimitarla.

La generadora impenitente de preguntas dificilísimas de responder.

¿por qué el nazi tocaba a Mozart para ambientar la muerte, la desesperación, la fealdad esencial del dolor?

¿por qué crece sola, muere sola, la mas bella flor junto a la mas bella tapia derruida, sin que nadie la disfrute?

¿porque esa nostalgia de ese paraiso que aún no hemos visto?

¿por qué si la belleza es verdad se sirve del arte, que miente?

¿por qué usamos el idioma de los ángeles y lo llamamos música?

¿por qué me gustan las flores secas, tan aparentemente muertas?

¿por qué nos salva la belleza?

Todavía nadie ha conseguido la máquina del movimiento contínuo. Tarden mucho o poco, todas se paran.

Es porque no han sabido buscar en su sitio.

Y su sitio es la belleza. Perpetuum Mobile.

¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres

4 comentarios

toi -

Irene a contestado por mi.
Pero lo reitero, las respuestas: SÍ.

Gracias Irene.

Irene -

Toi, me encantan las fotos, tienen unos colores bellísimos.
¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres

Irene -

Sí, para algunos sí -me atrevo a contestar-.

IRISADA -

Entonces, el motor continuo del mundo
¿es la belleza?
entonces
¿la belleza es amor?
o... el amor es belleza...
de verdad...¿la belleza mueve el mundo de manera continua?
¿la verdad es belleza?
¿la belleza es verdad?
¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres