Blogia
shakuhashi

Mozart

Escenario: nave central del tercer templo de la cristiandad, al menos en tamaño.

Gigantescos pilares cuyas nervaduras se elevan hacia el infinito de la bóveda, cuarenta metros más arriba.

En medio, una orquesta.

Y flotando por entre todos nosotros, her Mozart.

Escucho a Mozart muchas veces al día.

Pero no tiene nada que ver un amplificador por bueno que sea con poder mirar los dedos de los violinistas, o ver cómo baila el director, o escuchar en el centro de la barriga los golpes de las trompetas y los fagots.

Y en la Catedral de Sevilla.

Estábamos mi madre, Enrique y yo, y después no hemos tenido más remedio que irnos a la bodeguita Romero a tomarnos unas pringás con manzanilla, por festejar tanta belleza que nos acababan de regalar don Amadeo, los profesores, y mi amigo Joaquín Camino, responsable de la obra cultural de Caja Duero, que ha montado ese pitote glorioso.

Inutil esconderse. La belleza siempre te encuentra.

¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres

10 comentarios

Driver para Toi -

Como verás jefe, tus chicas son muy listas y me pillan en todas.
Yo mintiendo como un cosaco, y ellas unidas y solidarias.
La vida...
Bueno, el próximo relato para la gata, podría empezar asín..

"El tren “Estrella del Alba “, está a punto de salir.

Amanece en el páramo.

Los primeros rayos del sol intentan apagar las estrellas de la noche.

Pero hay una estrella que se resiste.

Se encara con el sol, y aguanta. Con un par.

Es la estrella más testaruda.

Su brillo persiste.

Es la estrella del alba."

Continuará...

Atentamente. Driver.

Irene -

Toi, ta visto que no te pierdes una, qué envidia!

Desde aquí desearos a todos felices fiestas y mucha salud.

Irene para Casta -

Casta, todos los méritos y las gracias para Driver, yo sólo he aceptado la creación de la marca "Irene & Driver asociados". ;)

Casta Niebla - Para Driver e Irene (con la venia de Toi, I hope) -

HER-MO-SO
Genial!!!
Gracias Driver e Irene... realmente precioso.
Me reí mucho viéndome en un laboratorio con un equipo de ilumunación escenica haciando virar la luz de un color a otro!!!!!!!!! Me parezco a Frankestain, jajajaja. Es más a esta altura del año tengo los pelos parados.
Las imágenes son geniales.
Y he de deciles... que cierto sentido tiene que el sonido haga vibrar acompasadamente a los átomos y electrones y de ahí salga una forma nueva. jejeje
Es cuestión de buscarle la vuelta.
Gracias de nuevo por este regalo tan hermoso!!!

El efecto Mozart. -

LOS SONIDOS DE AMERICA.


América es un continente muy femenino. Tiene dos as, como casa, como mamá. La primera a es alta y picuda, como el Aconcagua. La segunda a es plana y redonda, como las curvas del Orinoco.
Es el continente de las grandes distancias, los amores apasionados , las estruendosas cataratas. Los paralelos y los meridianos atraviesan sus territorios, marcando los límites del infinito.
Es éste un lugar del mundo mundial, donde si eres una mujer, estudias ingeniería metalúrgica y te gustan los coros, un día descubres que todo está por descubrir.
Se trata, simplemente de estar atento a lo que te rodea.
………
Érase que se era, un sábado del mes de diciembre. Un grupúsculo de cantantes se juntan para hacer lo que más les gusta. Romper la barrera del sonido.
El sonido se transmite a trescientos metros por segundo. Pero la música no. Esa dama corre a la velocidad de la luz. Y no corre más porque entonces se sale.
El caso es la ingeniera metalúrgica estaba con los demás miembros del coro cantando a pleno pulmón. Los ojos a puntito de salirse de sus órbitas. El rostro convulso, perseguía corcheas. Los pulmones trabajando a plena potencia. Las cuerdas vocales vibrando, tan rápido como los corazones.
Junto al salón de actos donde ensayaba el coro, había un campito, donde unos niños jugaban con un metal muy maleable, el plomo. Tras calentarlo, lo vierten en estado líquido en unos moldes de escayola. Cuando se enfría el metal, rompen la escayola y tienen una figurita. Una muñeca. Un soldadito. Un sol.
A eso de las seis de la tarde, cuando los últimos rayos de sol rasgaban el algodón hacia el poniente, se desencadenaron unas circunstancias atmosféricas que convulsionaron el metal.
La temperatura del páramo descendió bruscamente ocho grados. La luz del ocaso viró de un amarillo chillón a un rojo intenso. Y TAMBIEN ocurrió que una inesperada y espesa neblina cubrió el páramo. Y lo cubrió TAN BIEN, que los niños y los cantantes no veían nada. Lo que no les impidió seguir cantando a pleno pulmón.
Media hora más tarde una poderosa brisa limpió la atmósfera, y los miembros del coro salieron del salón de actos para ver algo que nunca olvidarían.
El metal se había enfriado en unas condiciones excepcionales, y al solidificarse había tomado la forma de una rosa. Con sus complicados pétalos.
La directora del coro se puso muy seria. Miró la rosa de plomo y se quedó muda.
Cuando nuestra ingeniera metalúrgica logró calmarla, la directora les contó que mientras cantaban ella estaba pensando en una rosa.
Y ahora la rosa estaba allí. Rodeada de niños y cantantes atónitos. Ligeramente humedecida con la escarcha de una neblina inesperada.
Nuestra ingeniera miró atentamente todo lo que le rodeaba. Sacó una pequeña libreta y apuntó: plomo derretido, descenso de temperatura, luz virando de amarillo a rojo, neblina,…,y luego apuntó, como sin darle importancia, gente cantando.
Las siguientes jornadas fueron de intenso trabajo. Nuestra futura ingeniera intentó reproducir en el laboratorio las condiciones observadas en el páramo.
Lo intentó con plomo de diferentes purezas. Con cambios bruscos de temperatura. Neblina artificial. Exposición a la luz amarilla. Virajes de color en la iluminación……
Durante varios días lo intentó, impulsada por la tenacidad que sólo acompaña a los valientes, a los locos o a los jóvenes de espíritu.
Ningún resultado. El plomo seguía siendo plomo.

Casta Niebla leyó todo lo que tenía que ver con las procesos metalúrgicos, habló con profesores y catedráticos, incluso tomó mate con el encargado de la fábrica donde trabajaba.
Este señor, impresionado con su tenacidad, le aconsejó que lo dejara, apuntó:“la naturaleza tiene secretos imposibles de descifrar”. Eso le dijo.
……………
Sábado. Cumpleaños de nuestra futura ingeniera .Le espera una sorpresa.
Los miembros del coro deciden regalarle una improvisada actuación.
Cumpleaños feliz a trescientos decibelios, justo bajo su ventana.
Rompiendo la barrera del sonido.
………………………………
Casta se lo piensa, y haciendo unas simples reglas de tres, deduce que si se superan los trescientos metros por segundo, el metal entra en resonancia con su propio ritmo interno, los electrones vibran alterados y se produce un vibración, una reflexión, una refracción y un efecto especular de orden espectacular.
Así que hace lo que cualquier valiente, loco o joven de espíritu haría.
Hace lo imposible.
………………………………………..
¡Todo el coro a la fundición!
Vestidos con sus elegantes trajes negros, el grupo de cantores entra en la impresionante nave metalúrgica.
“La naturaleza tiene secretos imposibles de descifrar”-le repite a Casta el encargado-
“Se me olvidó el efecto Mozart”-le responde Casta-
………………………………………
La cosa fue así. Casta puso el plomo en sus alambiques planos. Diez cantores, diez alambiques.
Se pusieron a cantar a pleno pulmón. La nave resonaba entre ecos y armonías.
Pero no cualquier canción, entonaron a Mozart, sinfonía nº 35 en Re mayor “Haffner”, versión libre argentina. Una improvisación total. Divirtiéndose.
Cada uno de los cantores pensó en algo que amaba.
Y entonces fue cuando Casta dio la orden:
“¡Más fuerte, más rápido!”
Y ¡Bang!, rompieron la barrera del sonido, la música se trasformó en luz, y un destello atravesó los paralelos y los meridianos de la República Argentina, desde Los Andes a Tierra de Fuego, desde el océano Atlántico, a la costa del Pacífico.
Esta potente energía se concentró en el metal, materializando las formas que eran pensadas y amadas por los cantores.
Una rosa, la cara de una madre, las manos de un padre, una estrella de mar, una caracola, la cara de un niño, un libro antiguo, la letra de una canción, un camión de juguete y el rostro de un músico sonriendo. Diez cantantes. Diez objetos de plomo.
………………………………….
El experimento funcionó.
Mozart se revolvía de risa en su sepultura.
Se empapó de los nuevos sonidos.

Los sonidos de América.

América es un continente muy femenino. Tiene dos as, como casa, como mamá. La primera a es alta y picuda, como el Aconcagua. La segunda a es plana y redonda, como las curvas del Orinoco.

Atentamente para Casta Niebla.
"Irene & Driver asociados"


¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres

Casta Niebla -

Esto no será Mozart, no claro que no. No le llega ni a la uña del dedo del pie. Pero ya que estamos con lloviznas, garuas, aguaseros, etc...
Va esta canción, que fue famosa por los 70 (antes de que yo naciera conste) por estos Lares y Latitudes.
Dedicada, a la Gran Lluvia del Gran Toi:

Donde va la gente cuando llueve - Miguel Cantilo (Pedro y Pablo)

Una lluvia cae lentamente
Y te llora las mejillas al reír
Dentro del oscuro mediodía
Moretones amplios hunden el sol
Arboles en llanto lavan el alquitrán
Donde van los hombres corren sin ver
Buscan una casa donde secar su piel
Donde va la gente cuando llueve
Siempre hay un lugar donde parar
Tierna mujercita sumergida
En las aguas de mi brazo torrencial
Beso mucha lluvia en tu sonrisa
Hay un arco iris tierno y precoz
En el abanico de tu pestaña gris
Ves aquellos hombres corren sin ver
Buscan una casa donde cambiar su piel
Donde va la gente cuando llueve
Donde los que no tienen lugar
Donde van donde van
Donde van donde van
Donde van donde van
Donde la señora de arpillera
Donde el chico del harapo y arrabal
Donde los profetas de botellas
Una chimenea fuma su paz
Sobre la terraza que ellos jamás tendrán
Vamos a la lluvia niña de sol
Ves que todos corren pero no todos van
No todos van
Donde va la gente cuando llueve
Donde van aquellos que no van
Donde van donde van
Donde van donde van
Donde van donde van

toi -

I carissimi Pippinni Pescatori di tutti i mari.

Pippino Tukan pa la Lluvia -

Pero digo yo que te perderás unas cosas, pero estarás viviendo otras.
Te mando un abrazo y un gran beso. Y no es porque sea navidá sino porque te lo mereces.
Ciao.

toi -

esa es mi Julia

lluvia -

De nuevo, me lo he perdido... Pero mientras, la belleza me encontraba en otro rincón del mundo, cuando esta mañana, fría como todas, pero clara y despejada, el sol ha comenzado a colarse entre los edificios y ha iluminado el vientre de unos pájaros que sobrevolaban mi ventana, tornándolos momentáneamente rojos. Solo unos segundos, que han hecho que mereciera la pena el madrugón.
¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres