Blogia
shakuhashi

Madrid

...

Me gusta Erik Satie.

Me gustan las imágenes de agua.

Me gustan los gorriones, mucho, esos sinvergüenzas grises y marrones.

Y me gusta Madrid. Sus rincones, su ambiente, su abierta manera de acoger y meter en la misma bola de plastilina a todos esos trocitos que van llegando, de a poquito. Osea, me gusta el vídeo de arriba.

Y me gusta de Madrid los amigos que tengo allí, los vivos y los que ya se marcharon a buscar sumas de escaleras.

Mi visión es parcial, sólo he ido o de visitas cortas, o a trabajar, también ratitos cortos. Pero ese pedazo de la película que yo he visto a mi me encanta. No se qué pasaría si viviera una temporada en ese pueblo. Me hablan de la incomunicación de las grandes urbes, me hablan de la delincuencia, me hablan de la incomodidad del tráfico, omnipresente... pero también me hablan de cultura, de actos musicales, expositivos, literarios, y de cómo se espabila allí la gente para buscarse las habas en esa selva . También me comentan que Madrid está muy habitada, ay, por los políticos... pero de eso en Sevilla andamos escarmentados y experimentados.

Y andando por estos páramos del youTube me he tropezado con este video que me ha gustado mucho. Con poquísimos medios, unos cuantos gorriones, su poquito de piano de Satie, y mucho Madrid, ha hecho un video sencillo y precioso.

Está bien eso de que la sensibilidad se difunda.

Que os guste.

¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres

15 comentarios

toi -

"... una añoranza tan tenue y difusa..."

la belleza en las palabras

isis -

A mí también me gusta Madrid y los gorriones y el agua y la música, esa música tan romántica y melancólica que te llena el alma de una dulce sensacióbn de añoranza..., mientras te paseas despacito por el video, una añoranza tan tenue y difusa que no sabes nuy bien qué es lo que añoras...
Me guata Madrid.

Driver a TSA -

Preciosos tus diseños!
Funcionalesergonómicoenérgicopositivos.
Palabrejo eh!

TSA a Driver -

Precioso Driver!.

TSA -

Madrid y Satie!! es que me llamabas?,dos de mis debilidades juntas.
Añoro Madrid.Debo ser de las pocas,cuando tardo en ir siento nostalgia,cuando voy me transformo,lo disfruto, lo exprimo,y después me vuelvo feliz a mi tranquilo Mediterráneo,satisfecha.
Recuerdo los paseos que me daba con mi abuelo, de niña, al aterdecer en el verano.Desde Delicias, por el Paseo del Prado camino a la Cibeles.Nos parábamos en el Botánico y mirábamos entre el seto del Ritz cómo bailaban en los jardines los huespedes extranjeros y adinerados que visitaban Madrid.Recuerdo el sonido de las golondrinas.Los gorriones son parte del paisaje cotidiano...visitaban la terraza de casa constantemente.
Cuando vivía allí a veces me sentía agobiada,de la velocidad,todo el mundo corre,hay prisa,el ruido, el humo.Pero tienes tantas cosas al alcance!.Ahora lo disfruto, no lo sufro.Me reencuentro con las calles de mi barrio,con mi familia y con mis amigos,con mis museos,con los rincones que me gustan.
El video y Satie...uff,qué nostalgia Toi.
Besos

Anónimo -

Ay Madrid... Me encanta pa ir un fin de semana. Suspiro por un fin de semana en Madrid. El Retiro, las librerías, la calle Fuencarral con sus potis, los hippies de Goya...

infiltrado -

Odio Madrid. Cada vez que tengo que pasar con mi Renault Magnum cargado con 36 toneladas de mercancia se me abre el estómago. Recuerdo la antigua tranquilidad de ma M40, ahora convertida en la trampa mortal de los camioneros. Si, odio Madrid... Odio esa ciudad pesada, cerrada, encarcelada. Madrid sin luminosidad, sin ternura, sin sentimientos. Y odio esos gorriones bobalicones que se estrellan en mi parabrisas.

Los gorriones del mediterraneo... esos si que saben vivir.

Claro, que es solo mi opinión, nada mas
¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres

Pippino pescatore para Reailia -

Hola, Re. Cierto, los alrededores del Palacio de Cristal y la Casa de Velázquez, son de los sítios que me han sorprendido más en mi vida. Qué belleza, qué sombras, qué frescor (era una mañana de primeros de Julio. Menudo paraiso. Ah, y todo limpio y bien cuidado. Se nota mucho qlas antiguas trazas de lo que fue un gran jardín palaciego.
besos.

un gorrion de Madrid -

Y no te vuelvo a decir que estas invitado a Madrid cuando quieras. (Menos este fin de semana que vienen mis sobrinos) jejejeje.

Reailia -

Yo soy de esas madrileñas que no sé si me gusta Madrid. Quiero decir, unas veces la adoro y otras, la aborrezco. No me pegaría con nadie por defender esta "mi ciudad", pues veo todo lo bueno y lo malo que tiene, como todos las ciudades, como todos los lugares.
Madrid me resultaba más amable, más amiga, hace unos años, cuando la vida también parecía más divertida, más amiga, pero debe ser lo que trae consigo cumplir años.


Pero si en Madrid hay un sitio bonito es El Retiro,con su palacio de La niña de los cabellos azules, aunque la gente lo llame El palacio de cristal, donde cuando quieras, Toi, te llevo para que veas los gorriones y el arco iris que se forma en la fuente, y los africanos tocando los tambores, y las pitonisas echando las cartas, y a Piolín, y a la nueva policia de incógnito (a esos hay que buscarlos, ¡cómo van de incógnito!), y a los malabaristas, y a la banda municipal que toca los domingos a las 12 desde antes de que yo naciera, y a los que patinan y no se caen,y a los mimos, y a los que hacen tai Chi, y las marionetas..... y es que el Retiro es todo un mundo dentro de Madrid.

pipino pescatore -

Tengo muy claro que Sevilla es mi lugar equivocado preferido.

Uca mateos -

A mi me gusta mucho Madrid porque siempre soy feliz en ella. Y porque significa el comienzo de muchas cosas...

toi -

Bello, Driver, bello.
Una de mis mejores amigas vive en Madrid, y con toda intención la suelo llamar gorrión. A una de mis hijas también...

Driver -

Madrid es un ciudad repleta de gorriones.
Tienen un vida corta pero intensa.
Los hay que saben lo que se hacen, anidan en el Círculo de Bellas Artes.
Otros acostumbran a posarse en las casetas de venta de libros viejos en la Cuesta de Moyano.
Pero los que más me gustan son los que suelen acudir, muy temprano, a la terminal internacional del aeropuerto de Barajas. La T-4.
Aquello es territorio comanche para ellos, pues las autoridades disponen de halcones para dispersar a las aves.
Los gorriones, como saben que los halcones sólo trabajan de día, se acercan con las estrellas, para ver al gran pájaro argentino.
Ciento sesenta toneladas azules con forma de Boein 747 de Aerolíneas Argentinas.
Cada día, a las cinco horas solares, toma tierra.
Sus turbulencias dibujan caracolas en el borde de sus alas. Magia aerodinámica. Mecánica de fluído divinos.
Tras aeronavegar toda la noche sobre la gran mar océana, se posan en Madrid.
El pájaro azul.
De sus entrañas surge una avalancha de buscavidas, que otean en el horizonte una señal de esperanza.
Y lo primero que ven al llegar a mi pueblo es un gorrión.
Y entoces, sólo entonces, cuando comprenden que la pequeña ave está allí para darles la bienvenida, al sentir que el gorrión se la está jugando con un par, pues el halcón puede despertar en cualquier momento, cuando ven al pájaro insignificante gozar de su libertad...
Se tranquilizan.
...
Empiezan a sentirse ciudadanos de Madrid.
Gorriones libres.

jesús Beades -

A mí también me gusta Madrid de visita, para poco rato. Vuelvo una y otra vez, y siempre soy feliz allí.
¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres