Blogia

shakuhashi

Harto de BLOGIA me voy

si pincháis en el enlace:

http://shakuhashi.blogspot.com/

podréis ver el nuevo (en realidad el mismo) blog Shakuhashi.

Harto ya de estar harto ya me harté.
Blogia es un fallido intento de unos españoles de echarle la pata a los americanos de Google.
Y han fallado estrepitosamente.


Son desastrosos. Bienintencionados pero desastrosos. Al menos para mi y una ingente cantidad de personas que he hallado buscando sobre el tema en Google.

Fallan más que las escopetas de las ferias.
Llevo casi dos años con la esperanza de que acabarían arreglándolo, pero van a peor.

Y lo que no quería hacer, por el bien de mi salud psíquica, lo hago ahora:
Lo poquito o mucho que me apetezca escribir lo haré aquí, en éste blog de Google.


Espero que todo lo que está escrito en el de Blogia (éste) permanezca, en plan archivo, y procuraré ir guardandolo de a poquito en mi disco duro, especialmente los valiosísimos comentarios vuestros (a esta figura retórica se le llama peloteo).

Lo dicho.


Empiezo allí. Me iré haciendo con los controles de la nave sin prisa.

¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres

La vista

De nuevo ir a la provincia de Cádiz me reconcilia con los sentidos.

He ido en un viaje relámpago a trabajar, a hacer fotos. Casas antiguas rehabilitadas.

Desde las azoteas (vamos a la cubierta dicen los encargados, cada oficio tiene su críptica manera de denominar a las cosas) se podía absorver por ósmosis el azul más imposible de la bahía.

Luego, volviendo por la autopista, el sol casi horizontal disfrazaba el mundo de amarillo sobre azul oscuro.

Y no paraba de maravillarme de esta curiosa manera de poseer esos colores: la vista.

Milagro de milagros.

En realidad un mecanismo relativamete sencillo, bastoncillos selectivos de colores, grises, intensidades, en la retina, que lo transforma en impulsos eléctrico-nerviosos a través de un nervio a un cerebro que traduce, corrige perspectivas, calcula distancias, construye escenas, una óptica mágica en el cristalino que enfocan al instante, músculos milimétricos que se adaptan a la intensidad de la luz... un par de ojos para poder calcular la profundidad, para liberarnos de la carcel de las dos dimensiones añadiendo la zeta, el fondo, a la equis y a la i griega, alto y ancho...

Todo en perfecto equilibrio, en vertiginoso balance para poder no solo ver, sino también mirar.

Para sentir la maravilla. Para acaparar lo que Dios dibuja con la luz, y robárselo.

lo malo

"Lo malo no es que los gobernantes mientan.

 Lo malo no es que para excusarse de su vacío culpen a la oposición, que en realidad no gobierna.

 Lo malo no es que roben y usen nepóticamente los caudales públicos.

 Lo malo no es que desprecien e ignoren a los votantes hasta la siguiente campaña electoral.

 Lo malo no es que usen un lenguaje pervertido para decir o falacias o entelequias.

 Lo verdaderamente malo, lo grave, es que el pueblo soberano, una vez tras otra, se deje engañar, y una vez y otra se trague las mentiras como veraces, que   funcione el marketing, que sea un hecho seguro que la gente es idiota, para estas personas.

 Que ocurra una y otra vez, tropezando, de manera continuada, en las mismas piedras.

 Siempre.

 Eso es lo preocupante.

 Eso sí que es malo."

 

Alirio Hoffman

Cronicas desde el Sur.

Calma

El joven Beades lleva un tiempo castigándonos sin su verbo dócil y certero, porque como el buen Dios de vez en cuando premia a los buenos y nos castiga a los que vivimos en la iniquidad dejando su blog huero de novedades, como un páramo desértico donde las bolas de arbustos secos ruedan y ruedan.

Pero ha escrito uno excelente con el que no puedo más que abundar y asimilarme con humildes deseos de emulación.

Encima se lo dedica a mi admirado Suso, maestro de maestros.

Habla de la calma chicha con la que estamos siendo bendecidos. Picos de calor más o menos soportables y entreveraos días de suaves brisas, como hoy domingo. Todo sazonado de silencio y silencios, y horas de lectura y paseos al atardecer.

En la urbana Sevilla seguro que se toman al asalto más violento las terrazas, pero aquí en la campiña nos sobramos con echar un regaito al cesped y darle una paliza a las cevezas heladas.

Se suma que me he mercado sucumbiendo al marketing un libro muy excelente. A 100 millas de Manhatan, de Guillermo Fresser. Me gusta esa persona, desde siempre, desde Gomaespuma incluso.

Tenemos suerte que le de por dejar sobre papeles sus pensamientos y sus maneras de mirar los días y lo que los rellena.

Mucha suerte.

Qué pena que esta calmosa calma algún día se tendrá que terminar.

Por eso me quiero ir a vivir al mar del trópico, por ver si así dura un par de vidas más.

Cipolla y la procrastinación

Este señor de nombre tan gracioso fue un historiador italiano. Carlo Maria Cipolla. Sin premio.

Murió el último año del siglo pasado, en el 2000, después de disfrutar de la vida durante 88 años.

Principalmente escribió sobre historia económica, pero también nos dejó una leyes preciosas para el buen circular por la vida. Las leyes fundamentales de la estupidez, que son:

  1. Siempre e inevitablemente cualquiera de nosotros subestima el número de individuos estúpidos en circulación
  2. La probabilidad de que una persona dada sea estúpida es independiente de cualquier otra característica propia de dicha persona
  3. Una persona es estúpida si causa daño a otras personas o grupo de personas sin obtener ella ganancia personal alguna, o, incluso peor, provocándose daño a sí misma en el proceso.
  4. Las persona no-estúpidas siempre subestiman el potencial dañino de la gente estúpida; constantemente olvidan que en cualquier momento, en cualquier lugar y en cualquier circunstancia, asociarse con individuos estúpidos constituye invariablemente un error costoso.
  5. Una persona estúpida es el tipo de persona más peligrosa que puede existir.

Se pueden encontrar en su opúsculo Allegro ma non tropo, del que llevo oyendo maravillas desde hace décadas -lo publicó en el 88, osea, ya dos décadas- y que todavía no he encontrado.

Un corolario de las torías fundamentales es su clasificación de los individuos según las coordenadas del beneficio y la estulticia:

Creando un gráfico en el que se coloca el primer factor en el eje x y el segundo en el eje y se pueden obtener cuatro grupos de individuos:

  1. Inteligentes, (Benefician a los demás y a sí mismos)
  2. Incautos, (Benefician a los demás y se perjudican a sí mismos)
  3. Malvados, (Perjudican a los demás y se benefician a sí mismos)
  4. Estúpidos, (Perjudican a los demás y a sí mismos) .

 

Uno, en su modesta imbecilidad, analiza suscintamente a personajes de la actualidad, y a pesar de su corta cortedad llega a conclusiones preocupantes.

Lo que sí que sí que nos unifica es un acto muy concreto, en principio propio de los estúpidos, pero en puridad inherente a todo grupo pensante; todos nos hermanamos en el muy lerdo y negativo acto de procrastinar.

Y qué es eso tan raro, os preguntaréis, queridos niños y queridas niñas.

Lo copio de mi adorado Microsiervos:

procrastinar (Del lat. procrastinare). 1. tr. Diferir, aplazar.

Aparte de la definición del diccionario, a mi siempre me gustó esta otra definición de procrastinación:

Es esa enfermedad que sirve a diario a casi el 100% de la humanidad. La cosa es más o menos así: estoy aburrido, voy a rediseñar mi página, ahora voy a traducir un libro, ahora, no, mejor ahora hago un programita que me baje de Internet todas las letras de Death Metal a mi disco duro en un formato XM... ahora, mejor me compro estos siete libros para aprender "whatever 5.4" y los pongo sobre la montaña que está junto al televisor, ahí junto a los 7 DVDs que no he visto. Un algo así como: ¡ponte a hacer una cosa nueva, no te preocupes por las otras trescientas también nuevas que te tienen estresado!

En el artículo How to procrastinate well se explica una idea importante:

Hay un número infinito de cosas que podrías estar haciendo. Pero independientemente de en qué estés trabajando, no estás trabajando en todo lo demás. De modo que la cuestión no es cómo no procrastinar, sino cómo procastinar bien. Es uno de esos verbos extraños, que conoces en inglés mucho antes que en español.

 A mi me pasa que cuanto más cosas tengo diferidas, procrastinadas, mejor y con más ganas hago las que hago.

Lo que pasa es que las lista de procrastinaciones crece y crece, y ya no se donde tengo la lista de tareas pendientes, porque no acabo de empezar a ordenar las libretas llenas de listas de tareas procrastinadas. Cualquier día empiezo. Despuésdel verano, a lo mejor.

O después de navidad.

A lo mejor.

Reginella

Reginella

Esta canción me gusta mucho. No es por na. Lo tiene todo para que la abomine: suena a antigua, a lo que les gustaba a mis abuelos, se aleja océanos de tiempo de la moderna música actual, tan experimental, tan buscando su nicho. Es en definitiva una canción cantada con afectación, con arcaicas mandolinas... que me enamoran.

Puestos a que me gusten cosas antiguas ya he comentado del Sordo Beethoven, ya he hablado de Alfonso X y sus cantigas, ya he hablado de Paul Simon.

He estado demasiado poco en Italia. Demasiado poco. Pero tengo una extraña nostalgia que imagino que vendrá de las pelis antiguas, de las fotos, de mis propias ensoñaciones que seguro que me engañan y me cuentan historias de la Toscana donde no hay ni mosquitos ni calor, ni impuestos ni vecinos con coches discotecas. Perfección, en suma. Silencio, colores, mandolinas, mi gente, mis amigos. Puro sueño. Al que ni Marga ni yo pensamos renunciar, por ahora.

Me acuerdo de esos asuntos mientras a mi alrededor se celebra ese suceso tan extraordinario: Un equipo de multimillonarios en carzones cortos le ha ganado, jugando muy bien, a otros once muy similares, solo que de Alemania.

No me gusta ser el aguafiestas de guardia. El cabrón del agua fría. Me he alegrado. Lo vi religiosamente, entero, y disfruté.

Pero de ahí a que eso me haga sentir orgulloso de ser español... no se.

Lo del sueño de la Toscana tiene una ventaja esencial sobre otros sueños de retiro, como el mercarme una casita en cualquier costa solitaria del perímetro de la península ibérica, y es que allí no hay españoles. Y esa es una ventaja que suma muchos puntos.

Soy español, aquí me parieron, en Sevilla. Y me gusta.

Pero me gustan otras cosas mucho más. Como el color naranja, o el helado de nueces, o la canción Reginella.

STAY

Frente al aburrido Neil Young (de mis amores) de anoche en Arganda veamos esta explosión de alegría, que suena a verano de hace veinte años, a verano de hoy, con Rota todavía transitable, con Sevilla todavía llena de gente, pero con la hermosa perspectiva de que dentro de na está toooodo el mundo en las playas y esto es un desierto feliz, horno crematorio, pero muy gustoso si eres de aquí y el metabolismo se te ha adaptado a los ciento y pico grados.

Ñoras, ñores, Jackson Browne:

 

Dichos y hechos

Leemos mal el mundo

y decimos que nos engaña.

Renegamos de Dios porque nos regaló la libertad

y libremente la usamos para el mal.

Les contruimos alas a los hijos

y lloramos cuando las usan.

Miramos el bosque como un obstáculo

cuando está lleno de jardines.

Esperamos que la suerte mejore nuestra vida

y nos ponemos a su merced.

No encontramos tiempo para nada

cuando perdemos el tiempo buscando ese tiempo.

Viajamos buscando la paz

cuando está escondida dentro del pecho.

Encendemos la luz

cuando deberíamos cerrar los ojos.

Callamos

cuando deberíamos cantar.

Hablamos

cuando deberíamos escuchar.

Nos quedamos parados

cuando deberíamos bailar

sin parar.

DEL PLACER Y OTROS ENGAÑOS

DEL PLACER Y OTROS ENGAÑOS

 

Es bien conocido de todos, queridos niños, queridas niñas, que el cerebro está recubierto por una cáscara llamada cortex, corteza, que está dividido en tres partes.

 

En realidad nuestros enormes cerebros están compendiados, estudiados con muchos tipos de divisiones, atendiendo si se observa como pieza eléctrica, o como pieza funcional, o como órgano morfológico, órgano anatómico… y cienes y cienes de posibles maneras de estudiarlo y atomizarlo, en el inútil intento de comprender lo que es en puridad nuestra esencia más esencial.

 

Pero a mi hoy me interesa la división basada en el cortex, en las diferentes capas de las cortezas de la naranja.

 

Es un asunto curioso este de definir algo que usamos para definir, casi se auto referencia. El cerebro usa sus funciones para pensar en sus funciones.

 

Como si fuera circular, empieza y termina en sí mismo. O mejor como una cinta de Moebius, circulo que es un ocho que es  tridimensional que a la vez es bidimensional, que a la vez es monodimensional, porque solo tiene un perímetro, un lado, pero que en realidad tiene dos pero retorcidos. Es un imposible topológico pero a la vez es una realidad tangible.

 

Decía, hace rato, que los distintos estadios de la evolución son localizables en la cáscara de la mandarina:

 

El hipotálamo es la parte animal, instintiva, la parte que se encarga de la supervivencia, de las reacciones automáticas, de la inconsciencia, de los procesos fisiológicos.

El paleocortex se ocupa del olfato.

Y por fin, el neocortex es la parte más moderna, más nueva, más evolucionada, la que se ocupa de los símbolos, de lo abstracto, de la poesía, de la consciencia. Del pensamiento.

Del alma. Los recuerdos. La vida.

 

En la primitiva corteza, en el hipotálamo se localiza el sistema límbico… bueno, es más complicao. En realidad es lo contrario, osea, que el sistema límbico comprende el tálamo, el hipotálamo, la amígdala cerebral, el séptum, el mesencéfalo, el cuerpo calloso… osea, caña de lomo serrano. Lo dejamos en que el sistema límbico controla nuestro ser primitivo. Es el responsable principal de la vida afectiva, y es partícipe en la formación de memorias, en las que participan el Hipotálamo, el Hipocampo, la Amígdala y cuatro áreas relacionadas. Las funciones principales del sistema límbico son: la motivación por la preservación del organismo y la especie, la integración de la información genética y ambiental a través del aprendizaje, y la tarea de integrar nuestro medio interno con el externo antes de realizar una conducta. Más o menos.

Y también es el responsable, el límbico este, de todo el misterioso y complicao mecanismo del placer.

Concretamente en el área Ventral Tegmental que  está en el Tronco Cerebral, que consiste en vías de dopamina, que parece ser que es lo que genera el placer.

 

De lo que se deduce que en realidad el placer tiene más que ver con la simple supervivencia que con los conceptos abstractos, por mucho que nos guste y nos cause placer escuchar a Eric Clapton haciendo brisa tenue con la acústica.

 

Y es que por poco que nos fijemos, el origen de todos los placeres que tanto nos iluminan los días –y las noches- es la supervivencia.

El placer de la buena mesa proviene de la necesidad de alimentarnos.

El placer de un Vega Sicilia proviene de la necesidad de beber.

En el sexo la trampa es más evidente, porque nos concede una gran cantidad de placer  con el fin primitivo de la perpetuación de la especie.

Sin esa recompensa tan magnífica puede que la raza humana fuera extinta al día de hoy.

Hasta el placer de la cultura tiene su origen en la necesidad de desarrollar nuestro segundo órgano preferido, el cerebro, ese que nos ha convertido en la raza más poderosa del planeta, solo superados por los verdaderos propietarios de la Tierra: las hormigas.

 

Es decir, que lo placentero, lo que nos hace superar cada día, ese espiritual placer que nos alimenta las mientes y los corazones, y los cuerpos serranos, no es más que una vil y placentera (nunca mejor dicho) celada, una tramposa trampa que nos tiende nuestro arcano ser primitivo para seguir viviendo.

 

Caigamos, pues en esas cadenas hechas de dopaminas y endorfinas, y sigamos disfrutando, con un poco más de espiritualidad que los monos adultos, pero en el fondo con los mismos mecanismos de supervivencia.

unplugged

unplugged

Por un céntimo de denario cada respuesta correcta, enumere objetos o juegos que prescindan de los cables o de las baterías portátiles, como por ejemplo,

el trompo...

una cometa de un hilo

una cometa de dos hilos

escuchar el mar en una caracola

mirar las hormigas

jugar en los charcos

pescar ranas

la rayuela

cantar

pasear

dibujar con carbón

una caja de acuarelas

hacer la rana con chinas planas sobre las olas

volver a cantar

silbar

charlar

robar manzanas

jugar al futbol con chapas

coger un avioncito de juguete y sostenerlo cerca de la cara, mientras haces el ruido de los motores con la boca, y te imaginas que estás viéndolo volar

jugar al pillar

jugar al matar

jugar al pañuelo

jugar a policías y ladrones, eligiendo ser ladrón

jugar al pingpon

pasear por la playa al atardecer

coleccionar conchas

hacer castillos de arena

escribir poesía

respirar

Uniformes

...

 

He visto en algún periódico digital un vídeo que ilustra la noticia del día: Aznar no ha saludado a Rajoy en Valencia. Joder. Qué notición.

Nos da una idea aproximada de la pobreza mental de algunos de nuestros periodistas.

Pero a mi en el vídeo me ha llamado la atención otro detallito.

La enfermiza uniformidad de los asistentes masculinos al congreso.

Todos -TODOS- sin corbata, con camisa clara y chaqueta semisport azul.

Solo discrepaban unos pocos: Fraga, con corbata y chaleco, como buen dinosaurio, y uno de barbas gordito, que fue ministro y ahora no le pongo el nombre, que calzaba blusa rosa sin chaqueta, y algún jipi loco disfrazado de jóven, por aquello de las nuevas generaciones y tal, osea. Los otros cien mil asistentes... de uniforme.

Y es que eso es un partido, un anulador de la individualidad. La estética del PSOE es muy otra, pero también muy reconocible.

Y en esas orgánicas organizaciones se fundamenta la democracia, la que parece que es la menos mala de las formas de gobierno.

Menudo consuelo. Menudo susto.

La luna es demasiado hermosa esta noche para perder el tiempo ni siquiera pensando en la miseria moral por la que navega el mundo en esta marea de la historia que nos ha tocado habitar.

El siglo de la fe.

Nos lo creemos tooooodo.

Y mientras los políticos, creyéndose que mandan y poniéndose moraos. No tanto como la banca, a la que le trae floja la crisis.... o no, o en realidad les viene bien. De cualquier forma siempre se forran.

Menos mal que todavía queda muchísima gente anónima que es buena y que tienen el feo vicio de pensar. Esos son los que empezarán la revolución. Están por todas partes. Incluso entre las filas de los políticos, incluso entre las filas de los empresarios, tan malos, incluso entre las filas de los sindicatos, incluso entre las filas de la Iglesia... donde seguro que no están es en la banca.

Algún día comprenderemos que ese es el enemigo.

De mientras, seguimos pagándoles. Todos.

¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres

LA IDIOCIA

LA IDIOCIA

No tengo claro si la noticia es totalmente cierta, pero me desayuno leyendo que desde 2009 ningún niño de la comunidad vasca podrá estudiar en castellano (o español).

Dejando ahora al margen la responsabilidad de los votantes que los jalean y -AY- los votan, estos políticos son subnormales. Puede que incluso superen a los del benegá y a los de esquerra, que mira que es difícil ser más soplagaita.

La estupidez es un gas en expansión. Y con la caló se disparan los índices.

Qué pena no ser libre para salir por piernas de este estúpido país. Al que antes llamaban España. Ese.

VERANO

esto que ha llegado, como todos los años, no es el calor

es otra cosa

es la caló

y solo está empezando

Que es lo haces tú aquí, una gaviota en Madrid

Que es lo haces tú aquí, una gaviota en Madrid

Se te adivina al caminar

con ademanes de cansado

cansado de no ver el mar

de respirar aire viciado

parece que la gran ciudad te está intentando destruir

y te amenaza en cada esquina

y que ese mundo de hormigón

de ruido

asfalto y polución

de golpe se te viene encima....

Esta canción de Caco Senante me deslumbró hace ya... a ver... tendría yo sobre veinte?...lo miro en la Wiki... el disco Chatubriand (que me compré y aún tengo) es del 80. Osea, veintitres tacos, y me creía el dueño del orbe. Y lo era.

A mi buen Hilario, que Dios tenga en su Santa Gloria, le gustaba ese tema, y yo zumbón se lo tarareaba cuando pasaba días en Sevilla con nosotros y le costaba volver a la capital.

Es lo que tiene el Sur. Indolente, flojo, azul, vital, avispao, dormido cuando duerme y muy despierto cuando hay que espabilarse.

Pero sobre todo seductor. Puede que engañosamente seductor.

Conozco a poca gente, y me puedo equivocar. Pero se de  gente del norte que se vendría al sur, y muchos menos sureños que se irían al norte.

A mi sí me atrae el frío, el gris, la calma, casi estática, pero solo para un rato, lo reconozco.

 

La gaviota de la foto se la quiero dedicar especialmente a mi marítimo carretero Driver. Gaviota en Madrid, como lo era mi añorado Hilario.

Ya sabes, Diego, haz lo que quieras con esta dedicatoria. Te la mando con mucha luz azulada, con mucho viento cálido del Sur, desdeñando los otros puntos cardinales.

 

Máquinas que piensan

He leido la respuesta que un sabio (se me olvidó su nombre) le daba a un periodista cuando le pregunta si alguna vez las máquinas llegarán a pensar.

"Claro, usted y yo somos máquinas... y pensamos..."

Con todos mis respetos, máquina serán él, y su digna primogenitora.

Me acuerdo de un cuento muy instructivo, que a lo mejor ya he relatado en esta bitácora, que dice así, queridos niños y niñas, jóvenes y jóvenas, miembros y miembras:

"Vinieron unos extraterrestres o alienígenas a nuestro planeta y después de deducir de sus observaciones que la raza dominante era la vaca, por ser la mas numerosa y la que mejor vivía, se encontraron con un artilugio, al que decidieron denominar, por ejemplo,  transistor o radio, por intuición, sin ningún motivo especial, que emitía sonidos agradables, dulces, evocadores, a los que también por nada en especial decidieron llamar música.

Se llevaron a su lontano mundo el transistor y por síntesis y ayudados de su avanzada tecnología lo reprodujeron exactamente, haciendo cientos de ellos idénticos, los mismos botones, el mismo dial luminoso, los mismos cablecitos que unían los mismos receptores y los mismos condensadores, y las mismas baterías... todo igual al que mangaron de la Tierra.

Pero hete aquí, queridos niños, queridas niñas, que al encenderlo una muda luz en el display se retroiluminó, pero la bautizada como música, esa que les había hecho llorar como desterrados, añorar como huérfanos, soñar como ingenuos votantes, no sonaba.

Y os preguntaréis porqué, infantes e infantas.

Porque a esas radios sintéticas les faltaba el soplo, el alma, las onda hertzianas por donde navega en la Tierra la música divina (y la no divina también).

Les faltaba justo lo que las diferencia de un trozo inerte de plástico...."

Podéis ponderar esta fermosa narración en vuestro corazón y vuestras mientes, o considerarla una chorrada, a vuestro criterio (y criteria) lo someto.

Pero lo que sí que está claro es que los marcianos se quedaron sin escuchar Mecano y que yo, además de un montón muy organizado de materia, soy un emisor de algo imnombrable que me permite cantar. Mal, muy mal, pero cantar.

Poético, si no fuera tan triste

Poético, si no fuera tan triste

...

Copio y pego del blog Fogonazos.

Me ha impresionado, y me ha parecido hermoso, dentro de lo desértico y doloroso de ese mal que aniquila al individuo, pulverizando su onthos, su ente, su vida entera... incluso su pasado, sus recuerdos.

Maldito Alzheimer.

Los responsables del centro de mayores Benrath, en Dusseldorf, acaban de colocar en la puerta de sus instalaciones una parada de autobuses en la que nunca parará ningún autobús. Esta parada “fantasma”, una réplica falsa cedida por la empresa municipal, tiene como objetivo atajar un problema acuciante para el hospital: el número cada vez mayor de pacientes enfermos de Alzheimer que se escapan con la intención de volver a sus casas y terminan perdidos en la ciudad.

“La mayoría de estos pacientes tiene alrededor de 84 años” - explica el responsable del hospital - “Su memoria a corto plazo apenas funciona, pero su memoria a largo plazo permanece activa. Ellos reconocen la señal amarilla y verde de la parada y recuerdan que alguna vez se han sentado allí para volver a su casa.”

De esta forma, cada vez que uno de los ancianos sale por la puerta del hospital con la idea de regresar a su hogar, los responsables del centro saben el lugar exacto donde podrán encontrarle: sentado junto a la parada, esperando un autobús que nunca llegará.

Yo, personalmente, tengo opiniones encontradas con el tema de las huelgas, osea.

Yo, personalmente, tengo opiniones encontradas con el tema de las huelgas, osea.

Me tildarán de facha.

Me tildarán de insolidario.

Me llamarán cabrón.

Pero afirmo, rotundo, que la huelga es la mas insolidaria, estúpida, arcaica, obtusa manera de protestar que existe.

Yo también sufro la subida de carburantes, pero no me dedico a ir jodiendo por eso al prójimo.

A mi también me hunde en la miseria la subida del euribor de los cojones, pero, al menos por eso, no voy con unos colegas a quemar contenedores. Ni dejo de trabajar, especialmente si mi trabajo es esencial para los demás.

No dejo de operar, ni dejo de guiar autobuses, ni aviones, ni dejo de fregar el suelo de los paritorios, ni dejo de abastecer los carrefures y mercadonas.

Al final, al principio y en medio, la huelga solo perjudica al usuario, que no tiene la culpa ni la capacidad de arreglarles a esos cachondos sus problemas, reales, con los que me obligan a ser solidarios, mientras que ellos no se solidarizan con los míos.

Damos demasiadas cosas por sabidas, por hechas, por supuestas.

Yo, personalmente me cago en la huelga.

Me imagino a los politicos descojonándose de los pringaos en las colas de los autobuses, mientras la rebasan con sus blindados Audis oficiales.

Y los currantes haciéndoles el juego.... y votándoles.

 

RECTIFICACIÓN:

Todas las generalizaciones son perversas. Incluso ésta.

Decir que los políticos se descojonan es de una gravísima injusticia.

Conozco personalmente a políticos que no se rien en absoluto.

Y conozco personalmente a políticos que se dejan la piel, incluso sin soldada mensual.

Y conozco personalmente a políticos que están preñados de ilusión y de ideales.

Son los que de verdad mueven las instituciones, los que de verdad promueven viviendas justas. Los que de verdad luchan porque la cultura rellene los huecos de la vida. Los que cuando parecen que te escuchan es que de verdad te escuchan. Los que cuando dicen que van ha hacer, hacen.

Esos, los imprescindibles, no merecen mis necias palabras con las que meto en el mismo saco a los que se rien de nosotros, que son una ingente multitud en esa profesión, junto con esas decentes personas que redimen la res-publica, la cosa pública.

Entre esas personas enteras, inmensas, ilusionadas, se encuentra Irene, cuya amistad atesoro.

Y en pública almoneda le pido disculpas.

Sigo pensando lo mismo de los indeseables que nos esquilman cuando deberían solo administrar nuestras menguadas reservas, y además deberían hacerlo bien. Pero mi legendaria torpeza me ha hecho meter la pata, ser injusto.

Que vivan, y muchos años, estos políticos, usualmente de administraciones locales, cercanos, que hacen que todavía brille una luz chiquitita de esperanza en esta negra noche.

Un beso, Irene, cielo.

Spaniards in Hannover

...

No me lo puedo creer...

para esto me he gastado los dineros en darle una casi decente educación

para conseguir esta maravillosa verguenza le he mandado a la más exquisita educación pública.

Este reportero es mi hijo, homo habilis El, Junkídriko, mi Javi, entrevistando alemanes apamplinaos y desnortaos en la cadena de televisión de Hannover donde está haciendo prácticas.

Me alegra ver que no se toma casi nada en serio, ni a él mismo, rasgo de inteligencia. Aunque de eso, yo tenía pocas dudas.

Lo que tiene que hacer es dejarse de televisión, dirigir una peli y sacarnos a sus padres de pobres. Pero ya.

Y volver a Sevilla, que lo echamos de menos.

¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres

YES WE CAN

 

En el año 82, lo recuerdo con preocupante nitidez, Felipe Gonzalez, con un mensaje idéntico al de Obama hoy, arrasaba en las urnas, justo antes de la primera visita de un también jóven Juan Pablo II a España.

Recuerdo, con preocupante nitidez, mis conversaciones de entonces con mis amigos, el brillo de sus ojos, yes we can, yes we want the change, no podemos seguir así, el mundo no puede seguir así, necesitamos el cambio, está llegando la revolución, al fin...

mayoría absoluta.

Y la decepción.

Nos engañó a todos, de los periodos más negros de nuestra historia, la libertad pulverizada, la corrupción institucionalizada... la mierda de justicia que nos hace vomitar hoy es hija de la que nos legó, la mierda de sistema educativo es  lo que colea desde el felipismo. La sanidad.... joder con la sanidad....qué sanidad...

Pura condición humana en cuanto empezaron a oler el cuero de los coches oficiales, pura miseria humana en cuanto vieron que la impunidad era el aire que iban a respirar durante años, y años.

Yes, we can.

No seré yo quien niegue la esperanza.

Dice Obama, y lo dice muy bien, que nunca la esperanza es mentira. Dice: en la improbable historia de América, nunca ha habido nada falso en la esperanza.

Cierto, palabras ilusionantes.

Ojalá.

Ojalá.

La rancia derecha de nuestra España se empeña en insultarle, lo desprestigian.

Pero es que los americanos, los seres humanos, no podemos renunciar a ese anhelo, a ese sueño, a esa revolución pendiente, que desde luego, no será violenta, porque será individual, de a uno, y no es bueno autolesionarse.

Yo me he dejado embaucar. Por ahora me lo voy a creer.

Otra vez.

A lo mejor esta vez es la buena.

Lo que es seguro es que queremos, como en el 82, un cambio.

Radical. Y radical viene de raiz.

Madrid

...

Me gusta Erik Satie.

Me gustan las imágenes de agua.

Me gustan los gorriones, mucho, esos sinvergüenzas grises y marrones.

Y me gusta Madrid. Sus rincones, su ambiente, su abierta manera de acoger y meter en la misma bola de plastilina a todos esos trocitos que van llegando, de a poquito. Osea, me gusta el vídeo de arriba.

Y me gusta de Madrid los amigos que tengo allí, los vivos y los que ya se marcharon a buscar sumas de escaleras.

Mi visión es parcial, sólo he ido o de visitas cortas, o a trabajar, también ratitos cortos. Pero ese pedazo de la película que yo he visto a mi me encanta. No se qué pasaría si viviera una temporada en ese pueblo. Me hablan de la incomunicación de las grandes urbes, me hablan de la delincuencia, me hablan de la incomodidad del tráfico, omnipresente... pero también me hablan de cultura, de actos musicales, expositivos, literarios, y de cómo se espabila allí la gente para buscarse las habas en esa selva . También me comentan que Madrid está muy habitada, ay, por los políticos... pero de eso en Sevilla andamos escarmentados y experimentados.

Y andando por estos páramos del youTube me he tropezado con este video que me ha gustado mucho. Con poquísimos medios, unos cuantos gorriones, su poquito de piano de Satie, y mucho Madrid, ha hecho un video sencillo y precioso.

Está bien eso de que la sensibilidad se difunda.

Que os guste.

¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres